socio:     contraseña:     

NOTICIAS

Última Jornada del Invierno para los Sub12

24/03/2015  00:00:00  |  Fabian Moreno
facebook

Jornada de sábado, Orcasitas una vez más, y despedíamos, al menos con el calendario en la mano, al Invierno. Sin embargo, las misericordiosas temperaturas y climatología de otras jornadas no iban a hacer acto de presencia.

Dos equipos inscritos, justos de jugadores, un desagradable vientecillo lateral, que si bien no sopló con ganas, no cejó en toda la mañana, y una lluvia suave, pero que se hacía notar cada poco, era el panorama que nos encontramos. Para rematar el cuadro dos jugadores más habían sido baja debido a diferentes dolencias febriles. ¡No hay problema! Tapamos los huecos como podemos, enviamos a unos jugadores a un equipo, otros al otro, y esperamos que la combinación nos sirviera para salir del paso con dignidad.

Equipo Blanco. Por delante dos rivales, a los que conocemos de otros años, en su versión no competitiva: Arquitectura y CRC. Un objetivo claro en mente: lograr una mayor participación en el juego de nuestros chicos más novatos… y al menos una victoria. Los estoicos jugadores del Blanco han peleado todo el año en inferioridad de condiciones, con más resistencia que éxito, y queríamos lograr para ellos una victoria.

Equipo Rojo. Si para nuestro equipo Blanco nuestros objetivos eran formativos y participativos, en nuestro equipo Rojo se añadía a estos el factor de competición. A lo largo de la mañana nos las tendríamos que ver con dos equipos correosos, peleones, muy físicos, de los que nunca bajan los brazos y pelean por todos los balones: Rugby Alcalá e Industriales Negro (el B de Indus, pero un equipo muy bien armado y capaz de darnos más de un disgusto). En mente el objetivo que nuestros jugadores propusieron antes de empezar la competición: hacer todo lo posible para clasificarse en el grupo de Oro, y eso quería decir que tendríamos que ganar los dos partidos.

1er Partido: Arquitectura C vs Alcobendas Blanco.

Las diversas bajas nos habían obligado a solicitar los servicios de algunos jugadores del equipo Rojo, chicos entregados, muy capaces, solidarios y responsables, de los que aceptan su misión sin rechistar y la cumplen de buena gana.

Y esa ayuda extra nos permitió lograr un dominio en el campo que tuvo su reflejo en el resto de jugadores. Nuestros novatos, arropados por los galones de sus refuerzos, se empezaron a sentir más seguros, comenzaron a atreverse a hacer cosas, a implicarse en la defensa. Aparecieron los primeros placajes de algunos jugadores que, hasta ahora, se habían mostrado reticentes en el contacto, las primeras limpiezas de ruck puras y duras y bien ejecutadas, avances netos con el balón, hacia delante, con la mandíbula apretada y el gesto decidido.

Aun así defensivamente quedaban muchas cosas que mejorar, y debíamos evitar que nuestros jugadores veteranos acaparasen el juego ofensivo.

Resultado Final: 3-6, ¡¡Victoria para Alcobendas Blanco!!

 

2º Partido: Rugby Alcalá vs Alcobendas Rojo.

Estábamos el equipo Blanco celebrando nuestra victoria, cuando nos dimos cuenta de que el equipo Rojo jugaba a la vez. Subimos, veloces, al campo de césped artificial, con la esperanza de llegar a los últimos compases del partido de nuestros compañeros, pero llegamos cuando ya los pasillos se disolvían. ¿Qué había pasado? ¿Habíamos ganado? ¿Perdido? ¿Algún lesionado?

Los rostros de nuestros compañeros no decían gran cosa, pero su gesto de cansancio revelaba que había sido un partido duro, intenso. Por fin, Poderoso, nos lo dice: victoria, 3-2.

Y es que el Alcobendas Rojo cometió el error que tantos disgustos nos ha dado: salió a medio gas, y Rugby Alcalá salió a comerse el césped, a llevarse a sus rivales por delante, a darlo todo. Y se pusieron por delante en el marcador, y defendieron su ventaja con uñas y dientes, con una intensidad que, según los presentes, debió ser corregida por el colegiado presente. Pero en la segunda parte Alcobendas Rojo despertó, logró balones, y comenzó a trazar jugadas veloces, bien hiladas, partiendo de una delantera trabajadora y segura.

Finalmente, siempre según los testigos, una jugada con mucho movimiento de balón permitió el ensayo que nos daba la victoria, auténticamente sobre el pitido de final de partido.

Un largo espacio de tiempo nos separaba de nuestros siguientes partidos. Una reunión rápida del cuerpo técnico nos servía para intercambiar impresiones: ¿Abajo qué tal? ¿Y aquí? Hay que mejorar la intensidad. Sí. Abajo queremos dar más juego a los nuevos. A ver qué tal. ¿Y si hacemos…?

3er partido: Alcobendas Blanco vs CRC Amarillo.

Tener enfrente a CRC, por más que sea un equipo B, siempre es garantía de intensidad y buen juego. Pero nuestros soldados del Alcobendas Blanco estaban motivados, enchufados, con ganas. El arropamiento de sus refuerzos veteranos había sido un bálsamo para su estado de ánimo, haciendo que salieran todos al campo concentrados y con ganas de jugar, tanto en defensa como en ataque.

La resolución ofensiva seguía en manos del refuerzo veterano, haciendo que la primera parte fuera de un dominio absoluto, o casi, de nuestro equipo, pero no era lo que queríamos. Los demás jugadores estaban muy enchufados en defensa, y reclamaban el ataque. La conversación en el descanso fue directa: no monopolicéis el juego chicos, balones a vuestros compañeros y os vais al apoyo.

Y funcionó. Perdimos letalidad en el ataque, pero los jugadores que han militado en el Blanco todo el año, empezaron a tomar decisiones, a dirigir el partido, a sentir que ese equipo, su equipo, les pertenecía a ellos. La confianza que hasta ahora andaba mermada, se tradujo en un juego ofensivo aún tartamudeante, pero muy prometedor, y en un compromiso defensivo en el que hay muchas cosas por pulir, pero que ha encontrado lo más importante: corazón.

Disfrutábamos tanto de nuestros chavales y su entrega, y de la del rival, todo hay que decirlo, que el tiempo pasaba y no nos dábamos cuenta, hasta que, en una detención del juego, Willy me hizo notar que llevábamos jugando 20 minutos de segunda parte. Hablamos con el entrenador de CRC, le pedimos la hora al árbitro, y se acaba el partido, con nuestros jugadores felices, pero muy cansados.

Ganamos, aunque no estoy seguro de que hubiera sido así de durar el partido el tiempo reglamentario, por lo que nos quedamos con la victoria de ver la entrega, la evolución, el carácter de nuestros jugadores que, en este fin de semana, ha dado un salto de gigante. Primeros placajes serios, primeras penetraciones con el balón, jugadores que antes lanzaban la bola ante la mínima amenaza de contacto, ahora aguantan y tiran hacia delante. Objetivo conseguido.

4º Partido: Alcobendas Rojo vs Industriales Negro.

Delante de nosotros el segundo equipo de Industriales, pero no por ser un segundo equipo iban a darnos menos guerra. Industriales es un equipo contundente en el contacto, peleón en rucks y mauls, y cuya línea maneja el balón con gran soltura. Sabíamos que nos iban a hacer pagar cada error con metros y más metros, que no podíamos ceder ni un instante, que había que salir al partido enchufados, concentrados, dispuestos a dar batalla desde el primer segundo.

Y así fue. Aunque estuvimos siempre por delante en el marcador, Industriales Negro creaba constantemente situaciones ofensivas peligrosas, alternando la capacidad de penetración de sus delanteros y el despliegue veloz de su línea de tres cuartos, peleando todas y cada una de las situaciones. Sin embargo nuestros chicos estaban muy conectados con el partido, y trabajaban hasta la extenuación. En ataque alternábamos las fases rápidas y desplegadas de nuestros tres cuartos, con penetraciones potentes y profundas de la delantera, muy trabajadora en la conservación de balón y con una gran capacidad de continuidad trabajando dentro de la defensa rival. Nuestros balones estaban vivos, y nuestros jugadores se esforzaban por que siguieran así.

Al final las fases enlazadas de delantera y tres cuartos tenían su recompensa en ensayos.

Pero el rival también tuvo el balón, y ahí, en mi humilde opinión, fue donde estuvo el partido. Nuestros jugadores presionaron todas y cada una de las puestas en juego, reinicios y movimientos del contrario, provocando balones apresurados, de mala calidad, que acababan siendo recuperaciones del Alcobendas Rojo. Sin embargo las fases de delantera de Industriales, señal de identidad del club, fueron duras, rocosas, difíciles de detener, y provocaron que varios de nuestros jugadores, en un auténtico carrusel de dolor, fueran abandonando alternativamente el campo. Un poco de frío, algunos estiramientos, un poco de ánimo, y vuelta.

Algún gesto relativamente tardío se cobró una baja más preocupante, en una acción que debió ser disciplinada, único pero a un partido duro y peleado, pero bastante limpio.

Podemos decir que las exigencias que presentó el juego obligaron a nuestros jugadores, a todos, a jugar al rugby, de verdad, entregados, a pesar del dolor, del cansancio; realizando todos, no sólo su trabajo, sino el de los demás, cuando era necesario. Para muestra, un botón: penetración del jugador más grande de Industriales Negro, con ganas, con profundidad. Y nuestros tres cuartos más pequeños se cuelgan de él (evitando el placaje directo cohibidos por su tamaño) uno, otro, otro, hasta cuatro, le detienen, pero es tarde, está en nuestra zona de ensayo, se derriba buscando el posar, pero nuestros cuatro mosqueteros se colocan bajo él, agarran el balón, y logran impedir que pose y materialice el ensayo.

Alcobendas Rojo 15 – 5 Industriales Negro.

Objetivo conseguido.

Así, conseguimos los objetivos para la jornada, y estamos muy, muy, orgullosos de nuestros chicos, de todos ellos, que han dado un paso más de gigante en su evolución. Sin embargo, como no todo puede ser bueno, que si así fuera nos acomodaríamos y dejaríamos de trabajar, la jornada nos deja también muchas lecturas de juego a mejorar, de gestión de grupo, de comunicación, y un mensaje claro, positivo, que al menos nuestros jugadores sí han captado: somos un equipo.

 

Enhorabuena, señores, y gracias por el esfuerzo.

Noticia: imagen 1 de 1

banners Alcobendas Un modelo de ciudad Fundal Sanitas Kreab GoFit Canterbury Urbaser Urvios/> FUAM