socio:     contraseña:     

NOTICIAS

En Francia, el champagne lo puso: Alcobendas

15/06/2015  10:00:00  |  Álvaro Otamendi
facebook

Este pasado sábado el equipo del 2005 de Alcobendas cerró un año estupendo en Auch, Francia, participando nuevamente en el Torneo de los Pequeños Mosqueteros que organiza nuestro club amigo FCAG. Era un premio a su excepcional temporada en la que se consiguieron los campeonatos de España y Madrid así como un tremendo segundo puesto en el Jündgenfestival de Frankfurt. Un premio con truco, porque a Francia uno siempre va a aprender, al menos de rugby...

Empezaré no obstante con un poco de autocrítica, mas aún teniendo en cuenta que este humilde redactor tiene una cierta tendencia a la sobreexcitación durante los partidos. Este equipo del 2005 es objetivamente muy bueno, pero tiene un defecto que deriva de una gran virtud; No sabe perder. La parte buena de esa frase es que nunca darán una pelota por perdida, dejarán un placaje por hacer o pararán de correr hasta que el árbitro pite el final. La mala es, y mucha culpa la tenemos los padres, que no siempre se gana, y si se pierde no pueden buscar culpables, aunque los haya habido, y mucho menos pensar que eso ocurre por el árbitro, aunque en ciertos casos, como el sábado pasado, fuese así. Si se pierde se da la mano, se apunta la matrícula y… hasta la próxima, que siempre llega el momento de la revancha. 

Permítanme la osadía pero este fin de semana el rugby ha visto caer, además de a los espartanos del 2005, al gran Toulon y a los formidables Crusaders. Todos ellos, los 3, dieron la cara hasta el final, lucharon como si les fuese la vida en ello y, tras la batalla, mientras daban la mano y se abrazaban con sus hermanos, ya pensaban en volver a competir y ganar. Y lo van a hacer, ¿alguien lo duda? Yo no; este equipo está forjado por un sargento de hierro incombustible al desaliento, un agente secreto que siempre tiene estudiado a sus tropas y al enemigo y un mariscal de campo que lo tiene todo bajo control. Ese tridente ha impreso un carácter, un estilo y una calidad propias de los mejores equipos del mundo.

Dicho esto podemos pasar a una gran jornada preparada por la siempre amable gente de Auch en la que, en nuestra categoría, competían 27 equipos, 26 de ellos franceses, incluido algún Top 14 y Pro2. El día estupendo, quizás demasiado calor, pero ante tanta pasión y un recinto con una hierba natural perfecta, solo cabía esperar diversión y buen juego. Así fue. Antes de nada hubo que modificar un poco las estrategias de juego ya que según el reglamento local se jugaban 10 contra 10, en lugar de 9, había touches y melés competidas, un campo mas grande, saques de drop y algún que otro ajuste. Una vez concienciados los niños que los tacos de aluminio de nuestros rivales no podrían con nuestros ligeros tacos de plástico empezó el espectáculo. Todo esto era nuevo y no se había entrenado pero... ¿quién dijo miedo? Los problemas se afrontan de cara y se buscan soluciones. Y además en la banda estaba Nico, ¿Algo que temer?

¡Comienza el torneo!, 5 grupos de todos contra todos  en la mañana donde se jugarían 4 partidos a tiempo corrido de 8 minutos cada uno para, por la tarde, batirse el cobre donde se hubiese uno ganado el puesto por la mañana con otros 4 partidos de las mismas características. La mañana comenzaba dura, contra un viejo conocido que ya sufrió la ira Espartana el año pasado, Seilh, y comenzó mal, porque la verdad es que los pequeños guerreros salieron muy empanados, pero, volviendo al segundo párrafo, estos chicos no se dejan ganar ni a las canicas, así que nada mejor que duros placajes para despertarse, y a fe mía que lo hicieron, porque quien golpeó primero fue Alcobendas, 1-0. Con el tiempo ya transcurrido, y tras un escandalosamente objetivo error de un pobre chaval de 14 años que pitaba el encuentro empató Seilh y se terminó el partido. He comentado lo del árbitro porque quiero de nuevo fustigar, a mis compañeros padres en general y a mi en particular; es fallo del comité de competición que ese chico pitara, pero una vez decidido así, jugar y callar. Esta vez nos perjudicó, pero, si hubiese sido al revés, ¿habríamos protestado?

Este final tan “movido” generó cierta tensión entre todos, incluida organización, que decidió desde entonces auxiliar al árbitro principal con educadores (entrenadores) de otros clubes para sentirse arropado. Buena decisión, tardía pero buena. El problema es que nuestros Espartanos cambiaron sonrisa y concentración por cabreo y frustración, y, si bien jugaron el resto de la mañana como colosos, permitiendo un solo ensayo en contra mas y sin ceder un solo encuentro, total 3 empates y una victoria, perdieron la sonrisa, y sin sonrisa no se puede jugar. Menos mal que llegó la comida y decidimos los mayores que se nos estaba yendo de las manos y que teníamos que relajarnos, primero nosotros y luego los chicos, porque quienes mas tensión les transmitimos somos nosotros con nuestro comportamiento (nuevamente entorno el mea culpa el primero). Pongo como ejemplo un espectacular placaje de uno de nuestros chicos a 5 metros de la linea de marca contraria tras correr una patada. Recuperamos el balón y el ensayo estaba cantado pero…. nos pitaron placaje alto y expulsión al jugador. Decisión errónea, tanto como nuestra reacción. 

Habíamos jugado 4 partidos de una intensidad brutal, de un nivel muy superior al que estamos acostumbrados, solo el VRAC A en España y el PUC en Frankfurt nos habían puesto contra las cuerdas anteriormente, con unos rivales potentísimos en los rucks, con muchos recursos y jugando en su casa y con sus reglas. 4 partidazos de alto voltaje sin apenas descanso entre ellos, con un calor sofocante y una organización sobre la marcha. 4 partidos sin derrota y con solo 2 ensayos en contra, 4 partidos... espectaculares. Cierto es que no desplegamos nuestro mejor juego pero es que estos franceses no son hermanitas de la caridad y ejercen una presión bestial. Pues eso, que hacerlo mejor no era fácil, y... ¡¡¡Estábamos todos cabreados, niños y adultos!!!

Como he dicho antes hicimos círculo y concilio, ¿Para qué habíamos ido a Auch? a pasarlo bien ¿no?, los deberes anuales estaban hechos, y con nota, y queríamos una gran fiesta para celebrarlo con los chavales. Pues dicho y hecho; un poco de Jägermeister, risas, bailes, comidita y relax consiguieron tranquilizarnos a todos y que nuestros chicos…. SONRIESEN. Ese fue el final de los franceses, quedaban 4 partidos tan duros como los de la mañana y los Espartanos querían que su sagrada camiseta granate jugase con gloria su última media hora. Tres victorias y una derrota en el único partido en que se relajaron por verlo fácil (de todo se aprende chicos) hicieron las delicias nuestras y de los franceses en la banda, porque fue Alcobendas el equipo con mayor número de ensayos y el único que puso un poco de “flair” en el campo. Será porque el granate nos acerca a los dragones galeses que nuestro juego, pese a la dureza y presión de los franceses, es mas elegante y fluido, con algunos fallos de manejo (la mayoría de ellos no tienen 10 años todavía) , con jugadas dignas de chavales mayores y mucho juego en equipo. Cierto es que ayer se falló un poco en los apoyos y en la continuidad de fases abiertas, pero…. es que los franceses de hoy en día parecen sudafricanos o ingleses, mucho juego subterráneo y mucha agresividad mal entendida, incluso por parte de los “educadores”. Hasta nuestro querido francés, que se prestó a ayudar al gran Nico, estaba asustado de lo visto allí. Vamos, que si bien esa brutal presión de los franceses no nos permitió descorchar un buen cava español, al menos si que abrimos la de champagne, que aromatizada con toques de armagnac local… olía y sabía a Alcobendas.

En resumen, que echamos muchísimo de menos a los 5 ausentes, Eugenio, Juan, Guille, Santi y Adrián; que curtirse en los campos franceses nos ha servido mucho a padres y jugadores y que, si bien será difícil que el león se coma al gallo de forma inmediata, visto lo visto, si los medios nos acompañasen, el leon se comerá al gallo. Y este fin de semana no se cuantos gallos habría en Auch, pero leones, mas de uno.

Noticia: imagen 1 de 1

banners Alcobendas Un modelo de ciudad Fundal Sanitas Kreab GoFit Canterbury Urbaser Urvios/> FUAM