Por José Ramón Quesada

Cuarta jornada de la temporada y segunda victoria, esta vez con menos épica que la semana pasada, pero con el mismo esfuerzo. El Sanitas Alcobendas Rugby D ha vencido al XV Hortaleza Rojo por un claro 5-46

Era un día extraño. Habituados a jugar los domingos, hacerlo en sábado y a medio día parecía raro. Además, el clima había decidido ponerse al día y se nos presentó un otoño que contrastaba con lo que venía siendo este caluroso octubre. Aunque no llegaría a llover durante el partido, el viento jugaría un papel importante en el encuentro.

Este partido lo empezamos a jugar desde el sorteo, donde pudimos elegir tener el viento a favor en el primer tiempo, lo que favorecía nuestras patadas haciéndolas muy profundas. Si a eso le añadimos que nuestras manos estuvieron firmes en el juego abierto, el resultado era previsible.

Desde el principio nos fuimos arriba y solo tardamos 6 minutos en enlazar los pases hasta llegar a Mati para que hiciera el primer ensayo. Otros 6 minutos después, una gran patada de Yoyo desde nuestra 22 supera a su zaguero, es perseguida por Carlos que la prolonga con el pie hasta alcanzar la segunda marca del partido. Yoyo esta vez venció al viento y transformó para poner un claro 0-12 antes del cuarto de hora.

A partir de entonces, el XV apretó en defensa, pero no conseguían avanzar. De hecho en la primera mitad del partido, solo entrarían una vez en nuestra 22. Lo que sí lograron fue dificultar nuestros ataques y tuvimos que esperar hasta el minuto 29 para volver a su marca. Esta vez fue Alfonso quien se marchó por la izquierda y puso el 0-17.

El viento seguía desviando balones y complicando los saques de touche, pero como el XV decidió no luchar las nuestras, y nosotros robamos un par de las suyas, el balón era casi siempre nuestro. Las melés sin embargo, fueron siempre del equipo que introducía. La norma que apareció el año pasado, complica los robos mientras las fuerzas estén igualadas y, a mi entender, le ha quitado belleza a esta jugada.

Acabando ya el primer tiempo, el retornado Federigui conseguía darnos el bonus, Yoyo cerraba la jugada y nos íbamos al descanso con un 0-24 que no reflejaba la superioridad que habíamos tenido en el campo.

Por si había alguna duda, en el minuto 1 del segundo tiempo, volvimos a ensayar por medio de Ezequiel. La mejor manera de evitar la reacción del rival. 0-29. Pero no se rindieron, nos echaron hacia atrás buscando que algún error nuestro les permitiera marcar. Y lo encontraron, sacando rápido un golpe en nuestra 22 que no supimos defender. Era el minuto 52 con el marcador en 5-29.

Los cambios le sentaron mejor a nuestra melé y ganamos casi todas las de esta segunda mitad. Además cometimos menos incorrecciones y por tanto seguíamos teniendo más balones que ellos. Eso se fue traduciendo en nuevos ensayos de Rodri Aznar, Yoyo y Fran. Este último en una gran carrera hasta los palos que facilitó la conversión de Yoyo. Era el minuto 76 y el 5-46 del marcador sería definitivo.

Aunque estuvo a punto de no serlo, porque seguimos intentándolo hasta la última jugada en la que Alfonso fue sacado del campo junto al banderín cuando ya cantábamos su segundo ensayo.

Partido más luchado de lo que dice el marcador, y que se quedo corto para lo que vimos. Este resultado nos sitúa sextos en la clasificación aunque no está completa por el aplazamiento del MAD Boadilla-San Isidro. Lo que a su vez favorece al otro equipo de Boadilla, el Tasman que es el líder actual y nuestro próximo rival. Vamos a prepararlo bien para prolongar la racha que llevamos y seguir subiendo puestos en la tabla.