Por José Ramón Quesada

El Sanitas Alcobendas Rugby D ha vencido al Tres Cantos por 29-22 en la décima jornada de la segunda regional A.

En un horario que empieza a ser habitual para nosotros, pues la mayoría de los partidos de esta temporada los hemos jugado de noche, nos enfrentamos a un rival directo en la parte baja de la tabla.  En la previa, hablando con su entrenador confrontamos que sus cuentas son las mismas que las nuestras, tenemos que ganar los dos partidos que nos quedan para estar tranquilos. Así las cosas, el choque de hoy era trascendental.

Y sabiendo eso, comenzamos enchufados y solo tardamos 3 minutos en alcanzar su marca por medio del recuperado Guille. La mejor forma de volver a jugar tras varios meses de lesión. 5-0

Ese primer golpe, nos envalentonó más y continuamos dominando el campo y el juego. Tan solo 8 minutos después volveríamos a marcar, esta vez fue Johan, algo más centrado que el anterior, lo que facilitó la conversión de Mati. 12-0 en solo once minutos.

La superioridad era notoria, no salían de su campo y acumulaban golpes en contra. Pero en un balón perdido en el centro, su zaguero se marchó hasta nuestros palos para acercar el marcador 12-7 en el minuto 14. Pero fue un chispazo fugaz que compensamos en solo 4 minutos con un nuevo ensayo, de Cobaya, transformado de nuevo por Mati para devolvernos la ventaja de 12 puntos. 19-7 en el minuto 18.

Aunque seguíamos dominando, el partido empezó a torcerse. En apenas dos minutos tuvimos que reestructurar el equipo por las lesiones de Guille y Johan. Esto nos creó algún  desconcierto por el cambio de papeles de algunos jugadores, lo que equilibró el partido y permitió al Tres Cantos recomponerse. Seguimos dominando las touches y haciendo pocos golpes (solo 2 en este primer tiempo, por 8 suyos) pero no conseguimos mover más el marcador.

Tras el descanso, de nuevo empezamos empujándoles sobre sus palos y Ripoll nos daba el ensayo del bonus en el minuto 47. 24-7  Justo antes de perder a Cholas por lesión y obligarnos a agotar los cambios. Faltando más de media hora, esto iba a resultar decisivo en la parte final del partido.

Mientras nos duraron las fuerzas, mantuvimos el dominio del partido e incluso conseguimos ampliar la ventaja cuando Romi conseguía un nuevo ensayo en el minuto 53. 29-7 

A partir de ahí, el partido se nos hizo muy largo, incurrimos en muchos golpes, nada menos que 7 en esta mitad. Nos íbamos hacía atrás, y ellos empezaron a aprovechar su mayor frescura. Teníamos que recuperar fuerzas en cada interrupción, en cada saque de touche, en cada melé. Empezaron los calambres. En cada agrupamiento, uno de los nuestros quedaba tendido, lo que suponía un sobreesfuerzo a los demás en la siguiente fase. No pudimos evitar que Tres Cantos se viniera arriba, y el marcador lo iba reflejando: 29-12 en el minuto 64, 29-17 en el 75… y no pararon hasta conseguir el 29-22 justo en la última jugada. Un ensayo que les daba 2 puntos bonus que pueden resultar decisivos para la clasificación. 

Si el físico no nos da para aguantar los 80 minutos, si además no podemos completar las convocatorias, está claro que no estamos haciendo bien los deberes durante la semana. Es muy importante convencerse de que el partido empieza el lunes y prepararlo a conciencia. 

Sobre todo el próximo, en él que nos jugamos el pase a la fase principal para el resto de la temporada.  El rival será el San Isidro, que viene de perder con el XV Lirio. Solo nos vale la victoria. Si ganamos podemos acabar en el 5º puesto. Si perdemos, el vencedor del partido Tres Cantos-Atlético Rivas, nos pasaría en la tabla y, dependiendo de los bonus, podríamos caer hasta la 11ª posición.

Depende de nosotros.