Por José Ramón Quesada

El Sanitas Alcobendas Rugby D venció por un claro 44-22 al San Isidro BMW Autopremier, en el partido de esta semana.

Casi podría repetir la crónica del partido que estos mismos equipos jugaron hace apenas un mes. Entonces el resultado fue 24-46, es decir la misma diferencia que hoy y casi los mismos tantos. 

Además el desarrollo del partido se fue casi calcando al de entonces. Empezamos marcando en el minuto 5, aunque esta vez fue por un golpe de castigo pasado por Yoyo. 3-0

Esta vez no les permitimos que nos devolvieran el golpe y les tuvimos arrinconados, en su 22 hasta que poco a poco, fase a fase, encontramos el hueco para que Cobaya consiguiera el primer ensayo. Yoyo volvía a encontrar los palos y nos íbamos 10-0 en el minuto 24. 

Seguimos dominando el campo y robando alguna touche lo que nos permitía disponer más balones que ellos. Las melés, sin embargo, fueron siempre para el equipo que las introducía. Ese domino se convirtió en un nuevo ensaño tras una gran carrera de Rodrigo García, lo que llevaba el marcador a 15-0 en el minuto 33.

Pero como en esta división no puedes tener un error, en cuanto lo tuvimos, al no cerrar un placaje,  se marcharon para ensayarnos bajo palos y poner el 15-7 a falta de un minuto para el descanso.

Ese minuto lo aprovecharíamos para conseguir un nuevo ensayo tras beneficiarnos del bote del balón a la caída de una patada larga. Yoyo plantaría el oval y transformaría después, poniendo el 22-7 al descanso. 

Nada más empezar el segundo tiempo, otro ensayo de Rodrigo García nos daría el bonus ofensivo y mucha tranquilidad. 27-7. Los 5 cambios realizados en el descanso, nos dieron aire fresco, pero iban a resultar una complicación conforme avanzase el partido. 

Seguíamos dominando, pero empezábamos a acumular golpes en contra, que prefirieron jugar a la mano, viendo que éramos mejores en la touche. Pese a teníamos menos balones conseguimos mantenerles en su campo e incluso conseguimos un nuevo ensayo, por medio de Rowen en el minuto 53. Un 32-7 que empezaba a parecer definitivo. 

Para entonces, solo nos quedaba un cambio de un primera, y Javi tuvo que dejar el campo por una lesión en la mano. Media hora con uno menos. San Isidro empezó a empujar, y aunque les aguantamos casi quince minutos,  lograron su segundo ensayo en el 65, para ponerse 32-12. 

Se respondió como se debe, una gran carrera de Dani persiguiendo una patada profunda, es parada por el zaguero que le cargó sin placarle cuando ya alcanzaba el balón muy dentro de su 22, por lo que nos dieron el ensayo de castigo. 39-12.

El partido tuvo su peor momento cuando, a la salida de un ruck y con Cholas corriendo solo a palos, el árbitro tiene que parar el juego para expulsar al pilier de San Isidro por agredir a Tarik en el suelo. Por suerte pudo seguir jugando. Quedaban 10 minutos.

Se igualaban las fuerzas: 14 contra 14. Pero no iba a durar, en la siguiente jugada, Juanito se doblaba el tobillo y tenía que salir del campo. Otra vez en inferioridad.

Apenas dos minutos después, Cholas pudo resarcirse del ensayo que le quitaron y marcar otro  con un piscinazo de foto. 44-12 a falta de ocho minutos.

Con muchos huecos, el San Isidro se vino arriba y consiguió su tercer ensayo con 5 minutos aún de juego 44-17. El partido estaba decidido, pero tenían el bonus al alcance. Lo verían aun más claro con la amarilla que le mostraron a Ezequiel a falta de dos minutos. Y justo en la última jugada conseguirían el bonus, y cerraban el marcador en 44-22. 

Partido que empezó tranquilo y con mucho dominio y que termino con épica, con solo 12 jugadores en campo y con un parte de lesiones que no hemos tenido en toda la temporada: Javi, Juan, Cobaya y Yoyo pasaron por el hospital y Guille se fue también con un golpe. 

Ahora llega una semana de descanso que nos permitirá recuperar fuerzas para enfrentarnos al XV Lirio, que ayer le puso difíciles las cosas a Industriales (ganó Indus 19-17). No hay que fiarse de nadie. Solo de nosotros depende que podamos mantener el 4º puesto que nos hemos ganado a pulso. Los sanos a entrenar con fuerza, los lesionados a cuidarse para volver pronto, que vamos a necesitarles a todos.