Por José Ramón Quesada

El Sanitas Alcobendas Rugby D ha vencido en su vista al Knave Aeronáuticos por un claro 5-64

A priori era un partido interesante y disputado, aunque ningún equipo se jugaba nada importante, quedar por encima del otro en la clasificación siempre es un estímulo. Ellos eran 5º después de no presentarse al último partido. Nosotros llegábamos 4º tras la importante victoria en Boadilla de la semana pasada. 

Con la moral que nos dio esa victoria por las nubes y viendo que el rival solo disponía de 16 jugadores, empezamos como de costumbre: cediendo terreno. El Knave es un equipo que da mucha continuidad a su juego y nos sorprendieron en el minuto 7 consiguiendo un ensayo que no transformarían. 5-0.

Vino después una fase de tanteo, habitual en el comienzo de los partidos, en la que ambos conjuntos se miden las fuerzas y resultaron estar igualadas, tanto en el juego como en las fases estáticas, en las que cada equipo ganaba sus touches y sus melés. Pero poco a poco el juego se iba inclinando hacia sus palos, y así llegó nuestro primer ensayo conseguido por Andrés Giraldo “Cobaya” saliendo de un ruck. Pablo Ruiz transformaría para ponernos por delante 5-7 en el minuto 15.

A partir de ahí se alternó nuestro juego de fases con su rapidez que en ocasiones rompía nuestra línea, pero en el minuto 22 fuimos nosotros quienes pasamos tras una patada rasa de Mati que tras unos rebotes termino casi cayéndole en las manos para posarla bajo palos.  Pablo volvió a transformar y nos íbamos 5-14 arriba.

Tardaríamos casi un cuarto de hora en volver a ensayar. Durante ese tiempo se jugó mucho en el centro del campo sin opciones para ningún equipo y solo cabe destacar que nos quedamos con uno menos por la amarilla que se ganó a pulso Tarik tras varios golpes seguidos.

Pese a ello, apenas se acercaron a nuestros palos, e incluso fuimos capaces de aumentar la ventaja durante la inferioridad. Sacaron ellos una touche fuera de su 22, la ganaron pero la cedieron hacía atrás sin ver que llegaba Luke a robarles el balón y entrar casi sin oposición. Un premio a su esfuerzo que buscó la semana pasada y encontró ahora. Pablo no pudo completar la jugada y el marcador al descanso sería de 5-19.

El intermedio trajo varios cambios en nuestro equipo y el único que tenían ellos. Eso se reflejaría paulatinamente en el marcador. Muy pronto, en el minuto 4, Cobaya volvería a ensayar para darnos el bonus, tras una buena jugada de Pablo Ruiz en la salida de una melé contraria. La transformación parecía sentenciar el choque 5-26.

Y más sentenciado quedó cuando conseguimos un nuevo ensayo 3 minutos después en una jugada que nos recordó a otra del año pasado en este mismo partido y que se nos cayó de las manos antes de posarla. Fue una escapa de Rodrigo García por la derecha que choca con su zaguero y la pasa para que ensayemos bajo palos. 5-33. En esta jugada su zaguero quedó mareado y tuvieron que jugar unos minutos con catorce ya que no les quedaban cambios.

Aguantaron aún unos minutos, pero en los últimos veinte ya no pudieron y nuestros ataques fueron continuos. En ese periodo final, conseguiríamos 5 ensayos casi con la regularidad de un reloj suizo, en los minutos 21, 25, 30, 35 y 39. Dos de Enrique Sánchez “Risi”, dos de los Lainz, que se los repartieron como buenos hermanos, y el último de Yago, especialmente celebrado por ser el primero que consigue. Pablo pasó tres de estas patadas dejando el marcador en ese abultado 5-64.

Con este resultado aseguramos la 4ª plaza que es la mejor clasificación histórica del equipo. Queda un partido para cerrar la liga, pero no cambiará la posición en la tabla. Será dentro de quince días frente al MAD de Boadilla que se jugará el ascenso directo, aunque lo tiene complicado tras su derrota de hoy. Lo que tiene seguro es la 2ª plaza que le da derecho a promocionar. 

Para nosotros será el cierre de una temporada en la que hemos ido de menos a más, terminando con un juego muy brillante. Tenemos la oportunidad de acabar brindando un buen espectáculo en las Terrazas.