Lexus Alcobendas Rugby ha perdido por dos puntos frente al VRAC Quesos Entrepinares con un golpe de castigo convertido por los pucelanos en el último minuto. El marcador se ha congelado en 31 a 33 en favor del vigente campeón de Liga y Supercopa que se mantiene por encima de Alcobendas en la tabla.

Los primeros puntos llegaron pronto para el VRAC Quesos Entrepinares, que se encargó de inaugurar el luminoso con un golpe de castigo. Lexus Alcobendas Rugby respondió rápido anotando 3 puntos de la misma manera, en una premonición de lo que iba a ser todo el choque. La lucha de titanes estaba servida: los granates tenían en sus manos liderar la clasificación y VRAC no podía permitirse fallar. El intenso cara a cara se mantuvo inflexible toda la primera parte, en la que ambas escuadras consiguieron anotar sendos ensayos transformados. Los jugadores marcharon a los vestuarios en el descanso empatados a 10 y con la posibilidad de llevarse el partido tan caliente como al inicio.

Eki Fanlo llamó a los equipos a reanudar el encuentro. El balón se pateó al aire y la lucha encarnizada regresó a Las Terrazas. Los jugadores de VRAC sabían que tenían que conseguir puntos si no querían que Lexus Alcobendas Rugby los descabalgase, y pusieron a su francotirador a disparar a palos. Pero pronto entendieron que los de Incháusti no iban a dejar escapar el partido tan fácilmente. Los granates respondieron a cada anotación vallisoletana y el marcador no duró mucho tiempo a favor de ninguno de los conjuntos. A menos de 20 minutos para el final, Alcobendas conseguía un ensayo transformado que dejaba al equipo por encima con un escaso 24 a 23. Las gradas de los dos quinces se vinieron arriba. El crono corría impasible y podía pasar cualquier cosa. VRAC anotó entonces otra marca transformada y el mundo pareció caerse encima de los de Incháusti.

El partido entró en su recta final. A menos de 10 minutos, los de Valladolid dominaban en el marcador. Lexus Alcobendas Rugby puso entonces toda la carne en la parrilla y comenzó un asedio sin cuartel a la zona de 22 enemiga. Embestida tras embestida, los granates buscaban la marca que les diese el partido. La presión ofensiva acabó por desencadenar el fallo de VRAC y Fanlo pitó ensayo de castigo. El graderío granate estalló en euforia, pero el encuentro no había acabado a falta de escasos minutos. Las caras de alegría se tornaron en pavor cuando, con el tiempo cumplido, el colegiado se llevó el silbato a la boca para decretar un golpe de castigo en contra de Lexus Alcobendas Rugby, que gozaba de un solo punto de ventaja en el marcador. La tensión se apoderó de los asistentes, que no se lo podían creer. El hundimiento de una melé en una posición centrada del campo granate fue el desencadenante del golpe, que hizo saltar las alarmas en Las Terrazas. La patada pasó entre palos y los granates vieron cómo la victoria se esfumaba de sus manos. Eki Fanlo hizo resonar el silbato para indicar que el choque había terminado y el luminoso se congeló con un 31 a 33 que le devolvió al VRAC el aliento.

Emerging

Jornada agria para los granates, que vieron también caer al Emerging el sábado por 15 a 41 frente a un VRAC s23 que salió a no hacer prisioneros. Ambos equipos se preparan ahora para afrontar sus próximos encuentros contra Hernani en la que será la séptima jornada de la División de Honor y la Competición Nacional s23.