Por José Ramón Quesada

El Lexus Alcobendas Rugby D ha perdido el primer partido de la temporada frente al Soto del Real Rugby Club por 22-31. La tarde estaba siendo fría y húmeda aunque para la hora del partido ya había dejado de llover. El partido se presumía complicado porque el rival estaba cerca en la clasificación y venía con todos los efectivos. Nosotros, como de costumbre, salimos con menos jugadores en el acta.

Pese a ello, salimos muy enchufados al campo y solo tardamos 2 minutos en posar el primer ensayo, obra de Pablo Lozano, que tras tres años en categoría senior lograba su primera marca. 5-0. Solo 5 minutos después era Luke quien doblaba la diferencia con otro ensayo 10-0.

Ya mediada la primera mitad, sería Romi quién alcanzara el tercer ensayo. Él mismo lo convertiría para poner un claro 17-0 que nos hacía ver muy claro el partido. Sobre todo porque dominábamos el juego tanto en fases estáticas como en abierto.

Pero la cosa se torció, nos relajamos con esa ventaja conseguida tan rápidamente y dejamos que el rival dominara el resto de la primera parte.  Poco a poco fuimos retrocediendo en el campo y encajamos un ensayo bajo palos en el minuto 30 que transformaron, y otro sobre la bocina que dejó un marcador abierto de 17-12 al descanso.

El segundo tiempo fue un despropósito. Empezó con una roja para el Soto por agresión en el minuto 43 y poco después con dos amarillas, una por equipo, que abrieron muchos huecos en el campo. Empezamos a fallar placajes, a acumular golpes y ya no conseguíamos el dominio de las touches que tuvimos en el primer tiempo. Eso se tradujo en otros dos ensayos en contra que ponían un marcar de 17-24 a falta de 10 minutos.

Se nos notaba cansados, más de mente pero también de cuerpo. Pese a ello, tuvimos el partido en la mano con el ensayo de Javier de las Heras, que nos dejaba a dos puntos 22-24. Esa jugada encendió a la grada y con ese ánimo empujamos al rival a sus palos, buscando algún golpe que nos permitiera remontar. Pero no pudo ser y de nuevo sobre el pitido final, el Soto ensayaría, y con la transformación nos quitaba el bonus defensivo y se acabó el partido 22-31.

Fue un buen partido para el espectador, hubo más lucha que fuerza y más actitud que ideas. El bonus ofensivo conseguido nos permite seguir líderes, pero ahora solo con un punto de ventaja.

Toca levantar la cabeza y volver a ganar terreno, el domingo que viene tenemos ocasión de resarcirnos en el Ramón Urtubi, en el derbi contra el Liceo Francés C que viene de ganar al Getafe. El mismo campo y el mismo rival donde debutó el D hace ya cuatro años. Entonces fuimos 14 y conseguimos un empate con bonus. Ahora hay que superarlo.