El Lexus Alcobendas Rugby se enfrentará este domingo a las 12:30 en los Campos de Pepe Rojo al VRAC Quesos Entrepinares en la octava jornada de la División de Honor. Un duelo en lo alto de la tabla con una importancia máxima para los granates ya que el pase a las semifinales de la Copa y el liderato de la Liga están en juego.

 

“Nos enfrentamos a uno de los equipos más en forma de la liga, todavía no ha perdido ningún partido. Además, como todos sabemos, el partido tiene doble valor porque vale para la Liga, el que gane este partido se afianza como líder, y también vale para la Copa, ya que el que gane se va a semifinales y el que pierda se queda fuera. Así que con valor doble y una importancia muy grande en lo anímico” nos cuenta Tiki después de la sesión de entrenamiento.

El equipo de Alcobendas viajará a Valladolid para intentar conseguir la victoria ante el actual líder, pero los jugadores del Lexus Alcobendas Rugby, no se arrugan ante el VRAC y afrontan el partido de este fin de semana con ilusión, tal y como comenta Nacho Martínez.

“No creo que sintamos presión, estamos emocionados y con muchas ganas, al final la presión es un premio al poder estar jugando un partido como este, estamos con más ganas que presión”.

El último duelo que disputaron estos dos equipos fue en pretemporada donde los vallisoletanos consiguieron la victoria por 12-21 en el Torneo Ciudad de Alcobendas que se jugó en Las Terrazas.

Ahora, con los equipos más rodados y con jugadores recuperados después de este parón de Navidad, el escenario que se encuentra el Lexus Alcobendas Rugby para su primer partido del año es muy diferente.

“El equipo llega en buenas condiciones creo que llegamos con mucha falta de competición, pero llegamos con muchos efectivos, tenemos prácticamente el 100% de la plantilla” explica el entrenador granate.

Será un partido intenso, disputado en uno de los campos más complicados en esta División de Honor, en el que la concentración y la intensidad serán claves para que los granates puedan traerse la victoria a casa.

“La principal arma del VRAC es su juego en equipo. Es el mismo equipo desde hace muchos años, comete muy pocos errores y permite muy pocos errores al final, porque cada error que cometes lo transforma en puntos”, concluye Tiki.